domingo, 26 de octubre de 2014

PRIMERA ETAPA MILÁN - ZURICH

Llegamos a Milán, luego de un largo viaje desde Londres. Nuestra intención era dejar nuestro equipaje en el hotel y dirigirnos a retirar la motocicleta al local, lamentablemente no alcanzamos a llegar antes del cierre, por esa razón algún día tendremos que volver a Europa para poder ir a la ciudad de Berna que nos quedó en la lista de pendientes.





Por la mañana volvimos a la tienda donde nos entregaron una F 800 GS y no la versión Adventure (por razones que aún desconocemos), menos comodidad, el parabrisas bajo y las maletas con menor capacidad, además los cascos que nos entregaron no eran los Nolan N 44 que me dijieron, pero ya estábamos ahí y la única opción era continuar.

Tomamos la moto y nos dirigimos a Zurich, el GPS presentaba problemas con la conexión a la moto así que lo solucionamos con unas vueltas de cinta aisladora (siempre es bueno llevar elementos que te puedan salvar en un imprevisto). 

Compramos en una estación de servicio la vignette (peaje con el cual es necesario transitar en las autopistas en Suiza) por solo €35, conversamos un rato con Raphael, un Alemán que se encontraba realizando una ruta similar a la nuestra. Es interesante mencionar que en las gasolineras italianas ofrecen la vignette con el fin de evitar multas (cosa que no sucede en otros países y si no sabes te arriesgas a multas)


 Pueden ver en el parabrisas de la moto el adhesivo rojo, esa es la vignette. 









 Cruzamos la frontera, donde nos sorprendió que no debíamos timbrar pasaporte, solo se timbra cuando uno llega por tren o por avión entre países Europeos.

Continuamos transitando numerosos y extensos túneles para cruzar los alpes, en algunos, la temperatura alcanzaba los 38º Celsius. Otra curiosidad es que antes de ingresar a los túneles se forman atochamientos, no producto de accidentes como pensábamos, sino de semáforos en la carretera...

Los paisajes de Suiza son realmente bellos; montañas y lagos  fabulosos, donde el sol se refleja en el agua...  y aunque viajamos intencionalmente en  verano para tener mejor clima,  igual nos tocó algo de lluvia, por lo que los trajes de lluvia fueron sumamente útiles.

A unos pocos kilómetros de Zurich


Una parada obligada en el camino...







No hay comentarios:

Publicar un comentario